lunes, 28 de febrero de 2011

Relato histórico por entregas... A PUNTO DE ACABAR (XII)

CAPÍTULO XII

Multitud agolpada en las cercanías de la Cibeles.

Los gritos comenzaron a sonar provenientes de Atocha. Los camiones entraban a poca velocidad en dirección a la Cibeles y la multitud se abalanzó contra ellos. Los hombres que en ellos iban, no sabían dónde mirar ni lo que hacer. La gente les machacaba a preguntas sobre sus seres queridos y su procedencia. Algunos eran reconocidos, mientras otros lloraban sin poder reaccionar. Aquello era un auténtico caos. La gente se empujaba, se insultaba, se obstaculizaba… Alguien cayó al suelo y fue pisoteado sin miramientos. Y entre la multitud, Manola comenzó a gritar:
-          ¡Antonio! ¡Antonio! ¡Antonio! – pero no hallaba respuesta y los empujones, la apartaban cada vez más de los camiones.
Desesperanzada y enrabietada por no poder ver a los soldados, ni preguntarle a nadie por su Antonio, se sentó en un bordillo y rompió a llorar. Pero en ese mismo instante, escuchó un sonido familiar. Un silbido que creyó reconocer. Antonio siempre silbaba así. No podía ser otra persona, pero… No podía ser. Lo habría imaginado.