martes, 27 de marzo de 2012

Relato històrico por entregas... AQUEL QUE PROTEGE AL HOMBRE (Cap. IV)

Todo está dispuesto para ese momento que ansío con toda mi alma. Si atravieso el corazón del rey persa, mío será su imperio. Vengaré a Leónidas y a los trescientos valientes espartanos que dieron su vida por la Hélade ralentizando la marcha de los persas en su invasión y dando tiempo a que se organizaran las defensas. Recordaré a Jenofonte. Haré honor a las victorias de Maratón y Platea. Todos los descendientes de los helenos que estos medos quisieron subyugar, están entre mis tropas. Los espíritus de nuestros antepasados nos acompañan y nos exigen que cumplimentemos nuestra venganza.