martes, 26 de junio de 2012

LA VIDA ÉS BELLA (sobretot perque s'en anem de vacances)

Hay veces que nos paramos a pensar en cosas triviales y sin importancia. Cosa que son muy importantes para nosotros pero que en realidad son nimiedades.

Hay veces en la que lo relativo se convierte en absoluto y viceversa. Hoy ha sido uno de esos días. Cuando me veo enfrascado en la vorágine de fin de curso, con notas, con reuniones, con actividades, con la espera de una llegada…
Es en esos casos cuando una buena película se cruza en tu camino y es cuando descubres su verdadero significado. Escuchando el concierto de la Unión Musical Padre Basté, la cinematográfica melodía evocadora que han interpretado se me ha metido en la cabeza y al llegar a casa y acostar a los niños me he lanzado al armario de las pelis y...
Pienso en que esa venida, la de Jaume, mi nuevo hijo, tiene que tener un por qué, un sentido. Y hoy lo he encontrado viendo la gran película de Roberto Benigni. Un mago de las fábulas, un cómico genial que me ha enseñado que si miras la vida con optimismo podrás hacer feliz a los que te rodean y a los que dependen de ti. Si te hundes, si te cansas, si abandonas, todo se pierde. Y no me puedo permitir el lujo de dejarme llevar, de perder la sonrisa, de perder la ilusión en mi trabajo sólo por nimiedades, por cosas sin importancia que realmente no son relevantes.
¿Qué más da aprobar o suspender? ¿Qué más da reunirse o no? ¿Qué más da mientras tu sigas adelante, orgullosos de existir y de lo que traes o has traído al mundo?
Hoy me han enseñado a que siempre se debe ver el lado positivo de la vida para hacer feliz a los que tienes a tu alrededor. Si tu regalas sonrisas y buen rollo, aunque el mundo entero se conjure en tu contra o te lo ponga francamente difícil, debes pensar que siempre hay alguien que te quiere y que debes seguir adelante por ellos, por tu familia, por tus hijos, por tus alumnos, por tus compañeros, por tus amigos… Siempre adelante fijándose en las cosas bonitas y buenas que tiene la vida y que se pueden encontrar hasta en el mismísimo infierno. Eso me ha enseñado hoy el maestro Benigni con su película y eso mismo trataré de seguir enseñando a mis alumnos, en mis clases, con mi ejemplo, con mi sonrisa, con mi ilusión, con mi vida entera.
Hoy, cuando estoy a punto de volver a ser padre, pienso en el niño que pronto estará aquí y en los dos maravillosos hijos que ya tengo y sonrío.
Hoy, cuando está a punto de acabar un curso y un nuevo ciclo de mi vida se abre ante mi, olvido los momentos malos, los sinsabores y la dureza del camino para mirar hacia adelante con los ojos bien abiertos, las manos preparadas para nuevas tareas y el corazón ansioso de volver a recibir nuevos alumnos, un nuevo hijo, un nuevo curso y una nueva ilusión. Y os invito a todos a despedir el curso con una sonrisa, pensando en seguir adelante trabajando y perseverando en lo verdaderamente importante que tiene cada uno, la gente que hay a nuestro alrededor y que espera que le demos alegrías con nuestro esfuerzo. No desfallezcáis os haya ido bien o mal.
Yo al menos seguiré adelante por ellos, todos los que he referido con anterioridad, con las ganas y la ilusión intacta y acrecentada, porque ellos se merecen que yo sea feliz para poder hacerlos felices a ellos.
Gracias maestro Benigni.
Gracias alumnos y compañeros por vuestra paciencia, gracias a todos los que de una forma u otra habéis hecho de este curso una razón para seguir adelante con las ganas y la ilusión intactas.
Éste blog se despide hasta el año que viene. Sed felices, disfrutad de las vacaciones y pensad, creed…


LA VIDA ES BELLA.