viernes, 12 de junio de 2015

Por el Camino de las flechas amarillas (reseña del proyecto PatroJacobeO 2015)




Desde el pasado día 3 y hasta el día 9 de junio, 4 profesores/as y 36 alumnos de 1º de Bachillerato del Colegio Sagrada Familia PJO hemos peregrinado a Santiago de Compostela por el camino francés durante 118 kilómetros en cinco etapas, partiendo desde Sarria.

El grupo en Portomarín junto a la estatua del apóstol Santiago

La experiencia ha sido... ¡Maravillosa! 

Compañerismo, fe, superación personal, paz interior, enriquecimiento cultural, práctica de varias lenguas, solidaridad entre ellos y con el resto de peregrinos, sufrimiento propio, risas individuales y muchas colectivas, llantos, emociones a mansalva, amistades consolidadas y otras nuevas que han surgido, fortalecimiento del sentimiento de grupo... Son tantas las cosas que nos ha aportado el Camino y este proyecto que es muy difícil resumirlo.

El grupo de alumnos y alumnas de 1º de bachillerato


En Monte do Gozo
Como proyecto educativo, PatroJacobeO 2015 aporta todo aquello que la educación necesita para ser efectiva. El Camino es una metáfora de la vida: continuos altibajos, sufrimientos y alegrías, esfuerzo y superación, callejones sin salida, momentos de desconcierto y momentos de euforia... PatroJacobeo es EL PROYECTO. Sí, con mayúsculas, porque los alumnos desarrollan con amplitud y profundidad cada una de las inteligencias múltiples (y más que están por catalogar, pero que seguro el Camino desarrolla).

También, trabaja todas las competencias básicas educativas, aunque si hubiera que destacar una, ésta sería la de aprender a aprender, porque se han conocido a sí mismos más que nunca, se han puesto a prueba y se han superado y han aprendido que las dificultades, con esfuerzo se superan. Una gran lección vital

Y por supuesto la espiritual, pues el apóstol Santiago nos ha protegido, acompañado y recibido con alegría. Nuestro esfuerzo de peregrinar nos ha permitido conseguir la indulgencia plenaria. Hemos pedido perdón y estamos libres de pecado. Sólo nos queda darle gracias a Dios por regalarnos el Camino y por regalarnos a las personas con la que lo hemos compartido.

Primera etapa, a la salida de Sarria.
Hemos interiorizado, aunque sea una frase muy manida, que sin dolor, no hay gloria; que hay que superar las limitaciones físicas y mentales que se nos presentan; que la verdad está en el camino más allá del objetivo; que el mundo es un lugar maravilloso, donde la gente se ayuda sin pedir nada a cambio. donde existe la solidaridad, donde hay gran cantidad de motivaciones, millones de historias por contar y que escuchar que abren nuestra mente al mundo y nos hacen más tolerantes, más amables, más humanos y menos raros.

Cada uno se queda con un peregrino con el que se han cruzado y sus historias, con un momento de alegría y con momentos de dolor, con un recuerdo imborrable que jamás conseguirán arrancar de su alma.

Como docente mi objetivo principal siempre ha sido hacer un proyecto en el que enseñar cómo es el mundo en realidad a mis alumnos/as y con el que dejar huella indeleble en cada uno de ellos. Y por fin, gracias al Camino de Santiago y al proyecto PatroJacobeO, estoy seguro que lo he conseguido.

Si Dios quiere, continuaremos en futuras ocasiones siguiendo el camino de las flechas amarillas.



Segunda etapa, saliendo de Portomarín.
Espero poder repetir en más ocasiones esta experiencia, pero también debo decir que las sensaciones de esta primera vez han sido increíbles y todo ha sido gracias al fantástico grupo de chavales que han peregrinado: un comportamiento soberbio, unas ganas tremendas, una motivación increíble, un espíritu de grupo encomiable y unas ganas de andarse la vida que dan ánimos renovados a los que organizamos este proyecto.

Y unos compañeros profesores (Josep Martí, Amparo Sanchis y Marta Argudo) que con su complicidad, esfuerzo, trabajo y entusiasmo en todo aquello que se proponía y que han propuesto, han conformado un "equipazo" imposible de superar. Os quiero.

Solo me queda dar las gracias;

  • Al apóstol Santiago por su guía y protección.
  • Al Colegio, por confiar en el proyecto. 
  • A los padres y madres, por permitir que sus hijos vivan una de las experiencias más intensas de su vida. 
  • A mis compañeros por todo su cariño, apoyo, trabajo y valor. 
  • Y en especial al grupo de 36 peregrinos/as, los destinatarios últimos de todo este esfuerzo. 
Como siempre os digo: "Nada de todo esto, tiene sentido sin vosotros"

Foto del grupo a su llegada a la Plaza del Obradoiro de Santiago de Compostela

Los profes (Amparo, Marta, Txema i Josep) en la entrada a la ciudad.
Interior de la Catedral antes de la Misa del Peregrino

El grupo en la Plaza de las Platerías de Santiago de Compostela,
después de asistir a la misa del peregrino.
Visita esta noticia en la página web del cole: http://www.fundacionpjo.es/patrojacobeo-2015/